Tulipanes morados.

Me fijé en la escarcha que soportaban las hojas de las plantas que enmarcaban la linde del camino. —¿No crees que lo deberías pensar un poco más? —cuestionó Zaida, mi hermana mayor, mientras cambiaba mi foco de atención a sus ojos marrones, escondidos por su frente agachada. —No sé, yo creía haberlo pensado bien. —Insisto,... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑