Libertad

El sol de mediodía acariciaba mi rostro. La suave brisa marina rozaba mis brazos descubiertos. Al fin había llegado la primavera. Nos encontrábamos entre los campos de naranjos, a solo unos metros de la playa. El olor a azahar me transportaba. Me mecía. Me tumbé sobre la sábana, con los ojos cerrados, dejando que el... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑