Era lo que más amaba.

Lo amaba. Cada día me despertaba con su rostro cerca del mío, con su aliento tibio en mi nuca . Yo abría los ojos y lo contemplaba en silencio. Su respiración pausada. Su torso desnudo. Sus oblicuos formando un triángulo cuyo vértice terminaba en esa zona que me enloquecía por las noches. Salimos al atardecer.... Leer más →

“Tierra sobre la memoria” e “Indómita Aurora”, por Estela Melero Bermejo – Club Atreyu

https://clubatreyu.wordpress.com/2021/03/21/tierra-sobre-la-memoria-e-indomita-aurora-por-estela-melero-bermejo/ Durante el mes de abril, el Club Literario Atreyu leerá, junto a mí, mis dos novelas . Es un honor participar en esta lectura conjunta que me hará crecer como escritora. Os recomiendo que entréis en la web del club y veáis la cantidad de opciones de lectura mensuales que tiene. Muchas gracias DANLIBROy... Leer más →

Diversión

Brilla el sol y las calles se vuelven a llenar de gente. Las terrazas llenas de mesas de cuatro, de gente compartiendo risas. La extrañeza de las conversaciones, de las que hemos perdido la costumbre. Preguntamos al otro qué tal y se encoge de hombros. ¿Y tú? Bien, todo bien. Bien... Estamos aguantando, esperando que... Leer más →

Los atardeceres rojos de la encina.

Irene y Arturo. Cuando escribí Tierra sobre la memoria había terminado el verano. Un agosto en el que había disfrutado de los atardeceres del pueblo. De mis pasos sobre la tierra del camino. Del ruido de las hojas de la encina, que me amparaba con su sombra del sol inclemente. Había respirado en el aire... Leer más →

Agua

Libertad, inmensidad. Abro las alas y planeo sobre el agua, descuidada, imparable. El viento golpea mi rostro, el sol templa mi piel. Libre de ir por encima y por debajo del agua. Imagino el momento en el que todo se rompa. Nunca, pronto, ahora. No saber si volveré a nadar libre. No saber si volveré... Leer más →

Libertad

El sol de mediodía acariciaba mi rostro. La suave brisa marina rozaba mis brazos descubiertos. Al fin había llegado la primavera. Nos encontrábamos entre los campos de naranjos, a solo unos metros de la playa. El olor a azahar me transportaba. Me mecía. Me tumbé sobre la sábana, con los ojos cerrados, dejando que el... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑